Posteado por: felixcriv | mayo 31, 2009

Cómo conocí al Software Libre

Marzo de 1999, en una de las revistas de informática que solía comprar venía un CD con Mandrake 8.1, en ese entonces mis conocimientos sobre sistemas operativos en una escala del 1 al 5 estaban 0 (cero).

En la PC de un amigo comenzamos a experimentar con la instalación de esto nuevo que se llamaba Mandrake Linux, hasta ese entonces lo que conocíamos como programa gobernante de la computadora era Windows, eso sí, sabíamos cual truco, defecto y cuelgue de este sistema operativo el cual nos era de cierto modo adictivo.

Por ese entonces, Mandrake era un sistema operativo bastante competitivo frente a Windows (competitivo frente al usuario común, pues el software libre no contaba de tantos desarrollos como hoy), pues no sólo su fase de instalación era bastante intuitiva sino el aspecto de usabilidad que brindaba era totalmente claro para cualquier usuario que quisiese explorar y valerse de este sistema.

Después llegaron varios linux a nuestras manos: Redhat, Suse, Mandrake se pasó a llamar Mandriva, Debian, en fín, todos con sabores diferentes pero que compartían algo en común (todos eran software libre). Particularmente notaba que Linux reconocía el hardware y podías en unos cuantos minutos (en algunos casos llegando a horas para la fecha) configurar estaciones de trabajo dedicadas a desarrollo (conocimientos de desarrollo de software en ese entonces: cero), estaciones para ofimática, servidor, en fin, cualquier distribución de Linux te permitía configurar un entorno de trabajo apto a tus necesidades sin complicaciones mayores (hecho que aún sigue siendo así).

Mucho más tarde, ya en el año 2001 cuando ingresé a la Universidad sabía que aparte de Windows ya habían otros sistemas para hacer trabajo con el computador. Mucho tiempo pasé sin usar algún Linux, no sólo por el hecho de carecer de un equipo de computo a mi disponibilidad sino por el hecho de que estaba en la faena del estudiante universitario.

Llegó justo una materia llamada Sistemas Operativos, cuyo fin era discutir con suficiente profundidad aspectos relacionados a la arquitectura, funciones y otras cosas más de cómo funciona un sistema operativo, temas como kernel, transacciones, latencia, gestión de recursos, administración de memoria y disponibilidad de procesos eran lecturas que estudiaba en secreto, pues lamentablemente el profesor que impartió tal materia (para el momento) sabía de esto lo que yo sabía de chino mandarín en ese entonces (vamos, no es que ahora lo hable o lo escriba pero estoy aprendiendo).

En estas investigaciones bastante fascinantes (no por el hecho vinculante al que debía prestar atención, sino por el hecho de qué cada vez me daba cuenta de lo importante que es, y que ahora sigue siendo esta área de la informática) descubrí a Minix, un sistema operativo diseñado por un profesor Norteaméricano (en ese entonces profesor en una Universidad  en Ámsterdam) con reconocida trayectoria en las ciencias computacionales.

Minix (una versión mini de UNIX)  fue presentado para estudiar las áreas de teoría que mencioné atrás en las Universidades, su propósito netamente educacional enseñó y sigue aún enseñando cómo funciona un sistema operativo.

Recuerdo que en la Biblioteca del Instituto Tecnológico donde estudié (y al que estoy de vuelta) existía el libro Operating Systems Design and Implementation el cual tenía una copia en CD de Minix, excelente recurso. Tomé a Minix y comencé a compilarlo, fue allí cuando tomé profundo interés por la programación.

En lo que respecta a mis sesiones con el dark-side [pues algunos amigos me decían que para qué usaba Linux si eso nadie lo conocía, que estaba optando por cosas obsoletas y sin algún futuro seguro, amigos ahora les puedo decir firmemente quienes están en esta situación]; ahora reflexiono que la auto-formación sin importar el grado académico logrado siempre va a diferenciarte del resto. Justo por esto me inicié en un proceso de auto-migración hacia el software libre, quise hacer las cosas de otra forma, nunca quise parecerme a los demás.

En este momento de mi vida, abandoné la certificación de Microsoft como Desarrollador de 5 estrellas, dejé a un lado a .net, C# (aún le tengo respeto) y otros proyectos que había iniciado ya con software privativo.

Tiempo más tarde, en el campo laboral, exprimí al máximo lo que sabía de tecnologías informáticas, pues no sólo tenía presente el panorama del software privativo sino que ya conocía la realidad del software libre, esto fue fundamental para mi desempeño profesional al cual hoy agradezco las oportunidades de formación y la constante tarea de asumir retos durante mis pocos años de experiencia.

Gracias a las marcadas experiencias con el software libre, decidí crear un movimiento de software libre local, pero también decidí formar una empresa que se dedicase a desarrollar empleando tecnologías open-source, comencé a trabajar como asesor IT para una empresa extranjera en la formulación de propuestas de tecnologías de automatización de procesos,  me inicié en la educación superior al desempeñar actividades como académico, en fin, de esto tengo mucho para contar.

Ahora tengo la oportunidad de finalizar algo que comencé hace ya mucho tiempo, y por diversas razones me ha sido duro finalizar, es ahora cuando puedo terminar una carrera Informática completa  y siento poder dar mucho más de lo que hasta ahora he cosechado gracias a que descubrí al software libre.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: